Presbítero y mártir

 

El beato José Sala Picó nació en 1888 en Pons (Lérida). Fue ordenado sacerdote el 15 de abril de 1911. Realizó tareas en diversas parroquias, e ingresó en la Hermandad de Operarios Diocesanos en 1915. Llegó a Toledo como prefecto para el Colegio vocacional, y más tarde como rector del seminario menor. Recibió la palma del martirio el 23 de julio de 1936 en Toledo junto con el beato Pedro Ruiz de los Paños. Fue beatificado en Roma por san Juan Pablo II el 1 de octubre de 1995.