Presbítero y mártir

 

El beato Guillermo Plaza Hernández nació en Yuncos (Toledo) en 1908. Cursó Humanidades y Filosofía en el seminario de Toledo, continuando sus estudios en el de Tortosa (Tarragona) como alumno de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, en la que ingresó en 1932. Ordenado sacerdote el 26 de junio de ese mismo año, fue destinado al seminario de Zaragoza, como prefecto, donde permaneció hasta 1935, año en que fue enviado a su seminario de Toledo. Se entregó desde un principio con gran entusiasmo a la formación de los seminaristas. La revolución le sorprendió en Toledo y estuvo oculto hasta el 9 de agosto de 1936 en casa de un seminarista. Ese día la madre del seminarista lo envió a Cobisa; allí fue reconocido, detenido y fusilado. Tenía 28 años.

Don Guillermo fue beatificado en Roma por san Juan Pablo II el 1 de octubre de 1995.