Presbítero y mártir

 

El beato Joaquín de la Madrid Arespacochaga nació en Bellver (Lérida) en 1860. A los 19 años ingresó en el seminario de Murcia, del que pasó luego al de Toledo. Fue ordenado sacerdote en 1886. Tras varios destinos, en 1917 fue nombrado canónigo con la dignidad de chantre de la catedral primada. Fundó un colegio para niños huérfanos del que surgieron muchas vocaciones. Iniciada la persecución religiosa, enfermo y cargado de años, fue arrestado en Toledo el 27 de julio de 1936 y fusilado ese mismo día. Fue beatificado en Roma el 28 de octubre de 2007, dentro del grupo de 498 mártires españoles.