Presbítero y mártir

 

El beato Liberio González Nombela nació en Santa Ana de Pusa (Toledo) en 1895. Ingresó en el seminario de Toledo, cursó brillantemente los estudios y fue ordenado sacerdote en 1918. Como párroco de la villa de Torrijos promovió asociaciones católicas, cuidó la catequesis, las escuelas dominicales y las nocturnas de obreros. El 6 de marzo de 1936, tras el triunfo de las fuerzas revolucionarias, tuvo que dejar la parroquia y refugiarse en casa de sus padres. El 5 de mayo fue nombrado párroco de Navalmorales. Dos meses más tarde tuvo que refugiarse de nuevo en casa de sus padres. Allí lo arrestaron el 18 de agosto de 1936. Salvajemente fusilado en las afueras de Torrijos, fue beatificado en Roma el 28 de octubre de 2007, dentro del grupo de 498 mártires españoles.