Religiosos y compañeros mártires

 

Todos ellos formaban parte de la comunidad de hermanos maristas de san Marcelino Champagnat de la ciudad de Toledo. Al principio continuaron con sus ocupaciones habituales y no se refugiaron en el Alcázar como les aconsejaron. Los milicianos, cuando llegaron, no tardaron en detenerlos. En la prisión sufrieron indecibles privaciones y torturas físicas y psíquicas. La madrugada del 23 al 24 de agosto de 1936, fueron ametrallados en la Puerta del Cambrón de Toledo.

Indicamos sus nombres, con el lugar y año de su nacimiento. Beato Cipriano José (Julián) Iglesias, Los Valcárceres (Burgos), 1893; inteligente, prudente y piadoso. Era el director del Colegio. Beato Abdón (Luis) Iglesias, Los Valcárceres, en 1895; era hermano del Hno. Cipriano José; serio, reflexivo, hábil para los menesteres de la comunidad y del colegio. Beato Anacleto Luis (Emiliano) Busto, Quintanilla de San García (Burgos), en 1913; su experiencia como educador fue corta; pronto se resintió su salud. Beato Bruno José (Ángel) Ayape, Cáseda (Navarra), en 1915; apenas pudo ejercer su misión educativa. Era de inteligencia despierta, que conjugaba con su carácter firme. Beato Eduardo María (Francisco) Alonso, Valtierra de Albacastro (Burgos), en 1915; tampoco tuvo tiempo de ejercer la enseñanza, para la que se había preparado. Beato Evencio (Florencio) Pérez, Acedillo (Burgos), en 1899; se dedicó a la enseñanza y fue prefecto de internos en varios colegios. Beato Félix Amancio Noriega, Aguilar de Campoo (Palencia), en 1912. Realizó estudios pedagógicos y en 1930 comenzó su misión educativa; era alegre y servicial. Beato Javier Benito (Jerónimo) Alonso, Villorejo (Burgos), en 1912. Era inteligente, amable y trabajador, muy aceptado por todos como profesor. Beato Jean Marie (Félix Celestin) Gombert, Trets (Bocas del Ródano, Francia), en 1873. Se formó como marista en Francia; en 1891 se trasladó a España y fue profesor en muchos colegios. Era especialista en ciencias físico-naturales. Beato Julio Fermín Múzquiz, Aldaba (Navarra), en 1899; trabajó en distintos colegios. Era alegre y servicial.

Al estar trabajando en la cocina de la cárcel cuando se llevaron a sus hermanos de comunidad, el beato Jorge Luis (Lorenzo) Lizasoáin fue martirizado al día siguiente. Nació en Irañeta (Navarra) en 1886. Profesó en los maristas el año 1903. Tuvo varios destinos y ejerció diversos oficios. Era de carácter alegre, abierto, amable. Ponía sus buenas cualidades a disposición de su misión educadora y catequista.

Fueron beatificados en Tarragona el 13 de octubre de 2013, dentro del grupo de 522 mártires españoles.