Religioso y mártir

 

El beato Perfecto Carrascosa Santos nació en Villacañas (Toledo) en 1906. Con sólo 10 años ingresó en el seminario franciscano de Belmonte (Cuenca). Hizo la profesión perpetua en 1927 y recibió la ordenación sacerdotal en 1929. Destinado primero a la comunidad de Pastrana, en 1935 fue nombrado secretario de la provincia franciscana de Castilla y trasladado a la comunidad madrileña de Duque de Sesto. Cuando estalla la guerra decide regresar a Villacañas. Era el 20 de julio. Desde que llegó hasta el 14 de septiembre pasó 50 días sin salir de casa de sus padres. Después fue encarcelado hasta el 17 de octubre. En la madrugada de ese día fue conducido al cementerio de Tembleque (Toledo). Allí animó a los compañeros y les fue dando la absolución, para lo cual pidió ser fusilado el último.

Su proceso se instruye en la causa del beato Víctor Chumillas Fernández y XXI compañeros mártires de la orden franciscana de la provincia de Castilla. Fue beatificado en Roma el 28 de octubre de 2007, dentro del grupo de 498 mártires españoles.