Atención al sacerdote regente de Villanueva de Bogas

Descendientes del pueblecito de Copernal (Guadalajara), cerca de Brihuega, vienen a esta página dos mujeres mártires: madre e hija. Se trata de Patrocinio Domingo Simón y Saturnina Gil Domingo que atendían a Don Anacleto López-Agudo y Vaquero, cura regente de Villanueva de Bogas (Toledo), del que hablábamos en el número anterior.

Según manifiestan los vecinos Patrocinio y su hija Saturnina llevaban con el sacerdote muchos años, pues Patrocinio al quedar viuda se puso al servicio del sacerdote junto con su hija.

Tras asesinar a Don Anacleto, las echaron de la casa parroquial siendo acogidas por unos vecinos. Los testimonios recogidos afirman que eran muy modestas, sencillas, prudentes, con las virtudes propias de personas que, como ellas, cuidaban a los sacerdotes ejemplarmente en aquellos años. Eran muy religiosas, ayudaban en la limpieza de la iglesia, sobre todo Saturnina.

Cuando fueron asesinadas el 19 de diciembre de 1936 Patrocinio tenía 66 años y Saturnina 35. Entrada la noche, tras ser detenidas y encarceladas, las subieron al un camión con otras nueve personas más del pueblo. Al llegar al cementerio de Tembleque (Toledo) fusilaron a todos el grupo.

La causa de su martirio no podemos buscarla en razones políticas, no eran de Villanueva, llevaban viviendo allí tan sólo seis años, por tanto no tenían ni parentesco, ni relación con ninguna familia que estuviese amenazada por pertenecer a uno de los dos bandos. Su único delito fue atender y servir al sacerdote.

(Datos ofrecidos por Don Juan Antonio López Pereira).