Vicepresidente de Acción Católica de Fuensalida (Toledo)

Máximo Padilla del Casar nació el 27 de mayo de 1914. Además de pertenecer a la Adoración Nocturna, era vicepresidente de la Acción Católica de Fuensalida (Toledo). Tras la muerte de su padre pasó a regentar el taller de carros y de molinos de piensoque tenían en su propia casa.

A los pocos días de iniciarse la guerra civil, Máximo sería asesinado, era el 24 de julio de 1936, fue el primer asesinado en Fuensalida. Su madre le había recomendado que no cerrase el negocio para no favorecer al clima, ya de por sí, muy enrarecido. Desde el 18 de julio todo el mundo tenía cerrados los comercios.

Todo sucedió a gran velocidad. Él estaba leyendo el diario ABC a la puerta del Taller, y tres milicianos que pasaban por la puerta, conocedores de quién era y a lo que se dedicaba, le dispararon a bocajarro un tiro, con escopeta de cañón, que fue directo al corazón… fue un único disparo y por la camisa un tenue hilo de sangre que delataba lo ocurrido. Ante la injusticia cometida, alguien dijo, ha ido a caer la mancha en el mejor paño.

Enterrado primero en el cementerio parroquial de Fuensalida, luego fue trasladado a la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos (Madrid).