Miembro de Acción Católica

Los hermanos Enriqueta y Daniel Ventero Plaza vivían en Toledo los últimos meses antes de que comenzase la guerra civil. Entonces decidieron sus padres que debían regresar para mayor seguridad a La Torre de Esteban Hambrán, su pueblo natal. Enriqueta estudiaba en la Escuela de Bellas Artes y Daniel estaba preparándose para presentarse como Secretario en el Ayuntamiento. Su hermana le recuerda rezando el rosario en casa todos los días, acudiendo a Misa y como miembro destacado de la Acción Católica. En casa del párroco, Don Adrián Aguado, daba catequesis a los niños.

Estando en su casa, vinieron a llamarle para que fuese a declarar al Ayuntamiento. Algún vecino le intimaba para que no fuese. No llegó al Ayuntamiento puesto que fue asesinado en la parte de atrás de la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena en La Torre de Esteban Hambrán. Fue fusilado junto a Marcial Domínguez y Tomás Pérez (una lápida aún lo recuerda). Era el 23 de julio de 1936, al día siguiente de la fiesta de la Magdalena.

Debemos aclarar que el martirio de Daniel se vio envuelto en una venganza. Tras ser asesinados tres milicianos (uno de los cuales era hijo del pueblo); éstos, en venganza, buscaron a otros tres para ajusticiarlos. Sin embargo, debe quedar claro que precisamente por que Daniel Ventero se había significado siempre como católico y miembro destacado de la Acción Católica fueron a buscarle para completar el número vengativo de tres en su persona. En el pueblo todos están convencidos del testimonio martirial de Daniel. Todos reconocen que se le preguntó si era de Acción Católica, conminándole a renegar y blasfemar. A lo que el joven Daniel se negó. Siendo por ello asesinado. Murió gritando ¡Viva Cristo Rey!