Miembro de acción católica
    Otro de los jóvenes que militaba en la Acción Católica de La Torre era Juan Manuel López Aguado. Se dedicaba a dar clases gratuitas a los analfabetos y a aquellos que por trabajar en el campo no podían ir a la escuela. Pertenecía a la Acción Católica. Fue asesinado junto al seminarista Juan de Dios Blasco Merino, del que se dice que apareció maniatado con su propio rosario (a modo de esposas) y a Felipe Aguado Serrano, los tres fueron asesinados en Boadilla del Monte (Madrid) el 22 de agosto de 1936. Felipe también pertenecía a la Acción Católica.

    Todavía vive una hermana suya de 94 años. Ella recuerda que cuando vinieron a detenerle le condujeron al Ayuntamiento para que viese las atrocidades que allí se cometían. En un descuido Felipe intentó escapar, con tal mala suerte que se precipito por una ventana hiriéndose en las piernas. Llevado a su casa, el médico que le atendía declaró que le estaban sofocando para que le diera el alta y, así poderle arrestar. Cuando ya por fin lo detuvieron los milicianos, una testigo afirma que dijeron: - A este ya le quedan rezar pocos rosarios... Antes de irse le dio una carta a su madre y le dijo que la conservase hasta que supiese de su suerte: - Usted no la abra, téngala en el pecho y ya la abrirá alguna vez. Cuando leyó el contenido encontró emocionada palabras de resignación, perdón y aceptación ante la muerte que ya esperaba: El morir como mártir es mi destino, ¡Dios mío! ¡Cuántas gracias te doy por esta suerte!...