DÁMASO MARTÍN MONTALVO TIRADO
Párroco de Alcubillete (Toledo)

Nació en La Puebla de Montalbán (Toledo) el 6 de octubre de 1871. Tras realizar sus estudios sacerdotales, recibió la ordenación de manos del Sr. Obispo auxiliar de Toledo, monseñor José Ramón Quesada y Gascón, el 22 de octubre de 1894.

Después de sus primeros destinos, el 10 de mayo de 1907, podemos leer en “El Castellano”: «Corre como válido el rumor de que el hermoso niño [Carlos Alfonso] de los Excelentísimos Sres. Duques de Santoña recibirá el bautismo en la parroquia de Alcubillete, oficiando como ministro el cura propio de ella, nuestro particular y querido amigo D. Dámaso Montalvo, capellán de los citados Sres. Duques y de honor de SS.MM.».

 Al año siguiente, de nuevo en el citado periódico leemos: «Se halla completamente restablecida de la gravísima enfermedad que ha padecido la hermosa niña [María] de los Excelentísimos Señores Duques de Santoña. A Dios gracias, las piadosas devociones de los próceres ilustres y sus cristianas familias, y el solemne novenario celebrado en honor de la Santísima Virgen de la Natividad, por el párroco de Alcubillete, apreciado capellán de los mencionados señores, y muy estimado nuestro, D. Dámaso Montalvo, han concedido a las medicinas propinadas a la bella enfermita la eficacia curativa, de que la ciencia médica no dudaba. Nosotros que tenemos como propias las satisfacciones de los buenos, felicitamos con fruición a nuestros honorables suscriptores y preclaros aristócratas Sres. Duques de Santoña y a su niña angelical» (6 de junio de 1908).

 La fotografía recuerda la visita de Alfonso XIII, con motivos de unas jornadas de caza, a la finca del Palacio de Ventosilla propiedad de los duques de Santoña y cuya noticia referida por la prensa nacional, cita como presente al siervo de Dios Dámaso Montalvo.

 En otra noticia de “El Castellano”, del 12 de marzo de 1929, sobre una primera misa en Puebla de Montalbán se dice que asistió “don Dámaso M. Montalvo Tirado, cura párroco de Santa María de Alcubillete, que ostentaba el distintivo de los capellanes de honor de su majestad, cargo que desempeña”.

 A don Dámaso, párroco de Alcubillete y administrador de la finca La Ventosilla, lo fusilaron en el término de Escalonilla el 12 de agosto de 1936. Sus restos, exhumados a primeros de octubres, descansan en el cementerio de Puebla de Montalbán.